Strava y Runtastic, mucho cuidado

Cada vez notamos más en las redes sociales la cantidad de colegas ciclistas que para fines de entrenamiento, archivo o difusión, comparte la ruta realizada en una fecha y hora específica. Y este compartir se hace con aplicaciones interesantes y avanzadas como Strava, con sede en San Francisco, California (EE.UU) o la australiana Runtastic.

Ambas aplicaciones tienen propiedades de seguimiento a todo nivel: distancia, velocidad, velocidad promedio, tiempo acumulado, porcentaje de pendiente y hasta pulsaciones por minuto si tenemos un dispositivo adicional que generalmente está basado en la tecnología ANT+. Todos estos datos pueden almacenarse y analizarse de forma inmediata siendo la cereza del pastel el poder compartirlos en la nube con otros usuarios con la finalidad de compararse con sus logros.

Hasta ahí todo es una maravilla, pero el panorama se puede volver adverso cuando no se tiene el cuidado respectivo y esos datos compartidos se terminan convirtiendo en una especie de soga al cuello o «corralito» para el propio usuario, quien entusiasmado por difundir sus avances no da cuenta que los amigos de lo ajeno pueden ser los principales interesados por su entrenamiento.

La hora de inicio, hora de llegada, punto de inicio y punto de llegada les brinda a los ladrones una información «valiosísima» para cometer sus fechorías, pues con todos estos datos pueden elaborar una estrategia selectiva de a que hora, a quien y por donde intervenir a un incauto ciclista que sale diariamente a cumplir fielmente con su jornada física. Peor aún, si el susodicho publica que inicia y termina la ruta desde su domicilio, además de complementar estos datos con imágenes tomadas mostrando su rostro y su amada bicicleta (para que vean si es de alta gama). Si el ciclista no publica imágenes, fácil, van a su perfil de facebook y ahí encontraran su linda figura con su bicicleta. ¿Qué ciclista que se jacte de serlo no tiene siquiera al menos una foto en su perfil o portada? ¡Robo en bandeja de plata y con poca inversión! El sueño de todo delincuente…

stravaviewDepartamentos de policía de muchos lugares del mundo han evaluado el impacto del uso de estas aplicaciones en el aumento de robos selectivos y la conclusión es evidente: los ladrones también usan la tecnología, pueden ser ciclistas (para liberar sospechas) e integran las comunidades de ciclismo de las localidades para informarse de todos aquellos que entrenan y los lugares que frecuentan.

Ante esto, la recomendación más sana es ser más cuidadoso con los datos compartidos con las siguientes opciones:

  • Opción radical (Método muy seguro): No uses ninguna aplicación que comparta datos en la nube o si la usas, no compartas datos con nadie. Otra forma similar es guardar y analizar los datos de entrenamiento de manera tradicional, utilizando ciclocomputadores clásicos que son más precisos que las aplicaciones móviles.
  • Opción Indoor (Método extremadamente seguro): Puedes ahorrar un tanto y adquirir un rodillo de entrenamiento inteligente que te permita conectarte en la nube y publicar rutas que están a miles de kilómetros de distancia. Por ejemplo, te puedes trepar virtualmente el Alpe D’Huez francés y esa ruta publicarla mediante Strava. Los ladrones estarán esperándote y jamás te verán pasar así publiques de forma previa que entrenarás tal día y tal hora por ahí. Además, el entrenamiento con estos rodillos son igual de exigentes aunque le quita el factor clima. Pero de que te asalten, eso estará muy pero muy complicado.
  • Opción Pseudo (Método no muy seguro): Sé más selectivo. Aplica más filtros en tus contactos de Facebook y evalúa conscientemente a quien y a quien no le compartirás tus datos. Configura tu Strava o Runtastic de tal modo que no muestre la ubicación de tu casa o trabajo, o bien, actívalo desde un punto alejado de éstos. No está demás mencionar que no debes hacer la misma ruta siempre. Cambia el trayecto constantemente.
  • Opción «Me entrego en cuerpo y alma». No hagas caso a nada de lo que está escrito en este artículo y lleva siempre en tus salidas un frasco de agua de azahar, un rosario y eleve una oración a Santa Cleta.

Ya lo saben, la tecnología integrada al deporte nos otorga muchos beneficios, pero jamás debemos olvidar que estos factores pueden convertirse en nuestras peores pesadillas si no tenemos el cuidado y responsabilidad al utilizarlos.

Buen pedaleo.