Menú Cerrar

Crónica anunciada de una sección de ciclovía ya muerta

Ciclovía de la Av. Túpac Amaru

EN BUENA ONDA PERO...

La comunidad ciclista va contenta y conforme con la mayoría de las ciclovías que se van implementando. La Av. Canadá, Av. La Marina, Tacna, Wilson, etc, son ejemplo del buen uso que se les dá. Hay que realizar algunos ajustes en los cruces, mayor señalética y semaforización, pero en líneas generales, van muy bien. Felicitamos la buena gestión en este sentido.

En donde nuestras autoridades tienen que reconocer que no han podido dar con la solución es en una sección de la ciclovía de la Av. Túpac Amaru. Esta ciclovía debió mantener la continuidad que provenía desde la Av. Francisco Pizarro, pero desde casi un primer momento hubo una «metida de pata» fenomenal: se decidió cortar la bidireccionalidad que mantenía, para convertirla en dos ciclovías unidireccionales (norte a sur y sur a norte) desde la altura de la Av. Habich hasta la Av. Honorio Delgado (Puerta 5 UNI).

LA AGONÍA.

Recientemente hemos observado trabajos desde la altura de la Av. Habich cuyo objetivo consiste en la implementación de un bordillo continuado que dará protección a los ciclistas en dirección sur-norte. A todas luces, ésto está muy bien, pero lo que también están haciendo con ello es «matar» definitivamente la ciclovía unidireccional norte-sur, pues ningún ciclista en su sano juicio querrá tomar ese desvío tipo «culebra».

Veamos: si pedaleamos desde el norte por la ciclovía de la Av. Túpac Amaru, al llegar a la avenida Honorio Delgado notarás que la ciclovía bidireccional deja de serlo. Te envía de pronto hacia la derecha cruzando toda la Túpac Amaru, para luego cruzar la Av. Honorio Delgado y finalmente volver a cruzar la Av. Túpac Amaru hasta empalmarte con la ciclovía unidireccional que han dispuesto.

Esta sección de ciclovía te lleva hasta la Av. Habich donde tendrían que implementar una «culebra» similar para volver a empalmarte con la ciclovía bidireccional a la altura de la puerta 4 de la UNI. ¿No les parece de locos? Continuemos…

Todo ese «movimiento» anterior, si los semáforos coinciden contigo, te pueden conllevar 3 minutos. Pero si tuviste la mala suerte de que ningún semáforo coincidió con tu paso, tendrás que añadir hasta 8 minutos extra para avanzar la «enorme distancia» de 800 metros. Sí, dos culebras para ese tramo que lo que hace es aumentar tu tiempo de desplazamiento sin añadir nada en particular. Esto es lo que lo hace desde un inicio, una sección de ciclovía muerta.

¿Por qué esa ciclovía está muerta? Porque ningún ciclista querrá arriesgarse a perder todo ese tiempo y en lugar de ello continuarán de frente (como ya lo vienen haciendo), utilizando la vereda. Afortunadamente, en ese cruce de Honorio Delgado con Túpac Amaru existe un único paradero poco concurrido, por lo que el paso de los ciclistas de norte a sur se hace muy fluido hasta en hora punta, añadiendo además el hecho, de que en toda esa vereda desde Habich hasta Honorio Delgado, apenas circulan peatones. No es lo ideal, pues no se debería invadir la vereda para circular en bicicleta, pero por practicidad y escaso conflicto con peatones, es lo que harán.

Claro, que ya estarán pensando: «Pero por 8 minutos más de CICLOVÍA SEGURA no me voy a hacer problemas. Están exagerando». Pues no, sentimos decepcionarte. Es más riesgoso cruzar dos avenidas para seguir usando la ciclovía del otro lado, que continuar de frente por la vereda. Por tanto, factor tiempo más factor seguridad hace de esa sección de ciclovía, el doble de muerta.

Las autoridades querrán «educar» a los ciclistas, colocando inspectores que les indiquen que es «obligatorio» o «necesario» utilizar las «culebras», pero será en vano. Un ciclista novato o incauto hará caso las primeras veces, pero al dar cuenta de que tienen menos riesgo y menor tiempo ir por la vereda, sabrá que camino tomar.

La sección "culebra" de la ciclovía de la Av. Túpac Amaru. Para volver a unirla con la ciclovía bidireccional se requeriría otra "culebra". A ésto, añadirle los semáforos necesarios para tal fin.

¿QUÉ PODRÍA HABERSE HECHO?

En principio, reconocer que se han equivocado. Pero ello hubiera significado aceptar que ese presupuesto de, quizá, decenas de miles de soles, se fue al tacho. Por tanto, para pasar por «agua tibia» y «barajar» la metida de pata, han preferido continuar con la idea de las «culebras», cuando a vista de todos, no tiene ningún fundamento técnico, pues rompe el principio de direccionalidad que toda ciclovía debe tener. Ya estamos dando cuenta de que ésta decisión tiene que ver más con un asunto político que una cuestión «urbanística», o de «seguridad vial». Quizá alguien está tratando de salvar su reputación o su permanencia en un puesto (al menos por un tiempo) y es mejor seguir defendiendo la idea de las «culebras». Bueno, no especulemos tanto. Queremos pensar de que todo un equipo de trabajo conformado por expertos en implementación de vías se reunió durante semanas y concluyeron de que era la mejor propuesta.

En segundo lugar, luego de la aceptación del error, debió procederse a aumentar el ancho de la nueva sección de ciclovía que se está construyendo, de tal manera que se convertía en bidireccional. Así, se evitaba que los ciclistas usen la vereda, aumentaba la seguridad de desplazamiento, se deshabilitaba la sección de ciclovía unidireccional norte-sur y se ahorraba presupuesto. Pero, repetimos, una decisión de ese tipo podría significar un costo político demasiado alto.

Ampliando el ancho de la nueva sección de ciclovía se solucionaba el tema de las "culebras" al convertirla en bidireccional.

Y dirán: «Pero es que ustedes no están considerando el alto tránsito y el alto riesgo de la curva en ese sector. No se puede hacer una ciclovía tan ancha». Pues tampoco. Sabemos por estadística y lógica que el mayor riesgo en incidencias de tránsito urbano existe en los cruces. La curva, si bien es ligeramente pronunciada, está considerando un bordillo, al que seguramente añadirán elementos visuales.

LAS FUTURAS SITUACIONES.

En el marco de una gestión existen elementos técnicos, administrativos y políticos. De hecho, cada proyecto u obra se dedica, lamentablemente, a esquivar más los asuntos políticos antes que los técnicos y/o administrativos. Reconocemos los aciertos de nuestras autoridades en la mayoría de ciclovías que se vienen implementando y en la explosión consecuente de aparición de nuevos usuarios de bicicletas en la ciudad.

Pero al mismo tiempo los exhortamos a que pongan por delante las cuestiones técnicas antes que las políticas. Mantenerse defendiendo el error es terriblemente más notorio que corregirlo, aún con toda la consecuencia política que ello conlleva. Tengan por seguro que seguiremos apoyando gestiones que sigan implementando buenas ciclovías, que reconozcan los errores y que no trastabillen por defender uno monumental.

Publicado en Artículos

2 comentarios

  1. Luis molina

    Lo q debieron de hacer es una via de ciclovia pegada a la via del metropolitano tanto de norte a sur como de sur a norte y empujar a los buses hacia la derecha como lo hacen siempre. Y asi se evitaria q el ciclista este complicandose su ruta con los peatones q bajan de los buses o q suben a ellos

    • ProBike

      Complicado Luis. Pegarlo al metropolitano es difícil mientras no exista un bordillo alto o reja como hay en la mayor parte de la ruta. Muy riesgoso. Ahora, según norma técnica, se le quita el espacio al auto antes que al transporte público. La solución era sencilla, se debía continuar con la misma línea en la auxiliar, se desviaba la ciclovía detrás del puente UNI, se ponía un nuevo paradero a esa altura, se anulaba el paradero de Habich (que no es paradero en realidad) y no se conflictuaba con nadie. Pero en cambio, han preferido conflictuar hasta 10 veces por los cruces de las avenidas Túpac Amaru y Habich. Cosa de locos (y locas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *