Menú Cerrar

La Costa Verde, primero para los ciclistas y los peatones

También para los autos pero después de …

San Miguel
Proyecto Costa Verde, una necesidad para todo Lima.
Av. Atlántica
Av. Atlántica en Río de Janeiro
Lima es la única ciudad capital en América que cuenta con kilómetros de playas y al mismo tiempo una de las que comete un error descomunal frente a este privilegio: posee una autopista de alta velocidad al lado de la playa.
 
Esta circunstancia evita que se explote al 100% la potencialidad de la misma y lo que significa la vista al mar como oportunidad.
 
La accesibilidad se reduce por el peligro que significa cruzar la actual autopista y la inexistencia de rutas de transporte público (para atraer más gente). A pesar que existe una ciclovía que recorre buen trecho, el flujo de ciclistas y/o peatones no es muy alto dada la escasa conectividad desde lo alto del acantilado. Para bicicletas solo existen 3 conexiones: Lennon (en realidad no es ciclovía, es peatonal), Sucre y Marbella.
 
Como contraparte y según refiere la imagen de la izquierda, la ciudad de Río de Janeiro tiene en la Av. Atlántica un buen ejemplo. La foto corresponde a la playa Copacabana, con una avenida de flujo y velocidad tradicional, zonas peatonales, ciclovías bidireccionales y negocios aledaños. Lima puede tener en la Costa Verde, elementos similares.
Copacabana y la Costa Verde
Copacabana y la Costa Verde. Dos situaciones similares a excepción de los acantilados. Reduciendo la velocidad, semaforizando y aumentando la accesibilidad, la Costa Verde puede convertirse en un núcleo turístico muy potente, acorde al medio ambiente y la sostenibilidad.

La actual situación de restricción vehicular motorizada que exige el estado de emergencia está dejando ver los beneficios de lo que significaría el inicio del «Proyecto Costa Verde», encarpetado desde inicios de este siglo por la conflictividad que acarrean los intereses privados contra los intereses públicos.

Una significativa reducción de velocidad (a 40 Km/h) y la semaforización, convertiría a la Costa Verde en una avenida atractiva en lugar de la fatal autopista.

El transporte público formaría parte de este proyecto con el respectivo aumento de público concurrente y establecimiento de negocios sostenibles, respetuosos del medio ambiente.

Eso sí, garantizando la accesibilidad y desterrando los proyectos privatizadores que han aparecido en los últimos años debido a lamentables gestiones, apoyándose en leyes contradictorias.

La actual emergencia sanitaria impide que el tema pueda ser discutido y/o re-evaluado, pero al término de ésta es importante aprovechar la consideración en base a los datos que está generando lo que nos dejan los recientes sábados y domingos: alto flujo de ciclistas, conductores de vehículos no motorizados, peatones y surfers.

Es decir, actividad de tránsito para práctica deportiva y entretenimiento en sintonía con comportamientos sostenibles y respetuosos del medio ambiente, reduciéndose la producción de CO2 en el litoral limeño.

A todo ésto vale mencionar que siendo la Costa Verde una zona de mucho interés, los conflictos o «interpretaciones» de conveniencia dan lugar a proyectos de cada gestión antes que un proyecto único.

San Miguel
Algunos distritos dan preferencia a proyectos particulares antes que al conjunto del proyecto unificado de la Costa Verde.

Hay elementos que habría que añadir y que no están presentes en la propuesta original del «Proyecto Costa Verde», como la consideración de la intangibilidad de algunas zonas, pero son ya aclaraciones precisas en el impacto ambiental, en el acceso irrestricto del público a las playas, del respeto a la visibilidad del mar y el estudio complementario de suelos.

Al margen de los negocios que atraería el proyecto, debe primar lo existente en la Ley 26856 que establece que las playas de la Costa Verde “son bienes de uso público, inalienables e imprescriptibles». Esta ley ha sido incumplida por el conflicto que tiene con otra Ley, la 26306, pues establece que el corredor ribereño (zona de playas) es de propiedad de las municipalidades distritales, pero hay que agregar que la Ley 26856 es específica con la Costa Verde en su artículo 17.

Esperemos que el embate privatizador y los negocios correspondientes sean lo suficientemente sensatos y consideren el impacto ambiental. Reiteramos el deseo de contar con una zona de playa con preferencia de vehículos no motorizados y peatones, dejando de lado la cultura «autocentrista» por una más cercana a la convivencia del siglo XXI.

Publicado en Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *